lunes, 30 de noviembre de 2015

¿Qué aporta el sector financiero a la economía real?

(Publicado ayer en El Confidencial)

En 2012, plena crisis en España, un amigo ingeniero y con un MBA me preguntó cómo era posible que hubiese tanta gente trabajando en el sector financiero si no crea riqueza para la sociedad. Sorprendido le respondí dos cosas. La primera, que el número de trabajadores del sector debía reducirse tanto para ajustar la sobrecapacidad existente en ese momento como por el desarrollo de las tecnologías de la información, que permitirán a las entidades cada vez mayores ahorros en mano de obra. La segunda, le dije que si el sector no aportase nada a la economía real no existiría, no tendría razón de ser.

Seguidamente le expliqué que las funciones principales del sector financiero son dos. En primer lugar desarrollar los medios de pago (cuentas, domiciliaciones, transferencias, talonarios, tarjetas, pagos por móvil, etc) para que cada vez sean mejores, más seguros, más baratos y más fáciles de utilizar. Y en segundo lugar, canalizar el ahorro hacia la inversión productiva de la manera más eficaz, eficiente y segura posible para las partes involucradas. El primer cometido del sector le quedó claro, pero el segundo no tanto. Además, la mayoría de los profesionales del sector nos dedicamos al segundo.

El propósito de este artículo es explicar mejor esta segunda función, algo que considero fundamental para que los inversores no se desorienten y puedan entender cómo se utiliza su dinero. En el siguiente esquema se representan las cuatro principales transiciones que se realizan.


En primer lugar, el dinero se transfiere desde aquellos que disponen de ahorro (normalmente personas físicas) hacia aquellos que necesitan dinero (normalmente empresas).

Segundo. Las empresas utilizan el dinero junto con otros recursos (mano de obra, materias primas y otros proveedores) para poder ofrecer bienes y servicios a sus clientes.

Tercero. A cambio de los bienes y servicios, las empresas cobran el precio a sus clientes.

Cuarto. A cambio de las inversiones realizadas, los inversores reciben intereses o dividendos. De igual manera, el resto de proveedores también reciben su retribución (salarios, precio de las materias, pago de servicios externos, etc).

Pongamos tres ejemplos de canalización del ahorro hacia la inversión real.

1º. Miles de personas tienen sus ahorros en cuentas y depósitos en el Banco Bueno Bonito y Barato, el BBBB utiliza esos ahorros para ofrecer un crédito al supermercado Esquina y con ese dinero más los ingresos que empiece a generar el negocio el dueño del supermercado paga a los proveedores de alimentos, el alquiler del local, los sueldos de los empleados y los intereses del crédito. Con parte de los intereses del crédito, el BBBB paga intereses a los ahorradores.

2º. La empresa textil Modatex tiene un modelo de negocio que funciona muy bien en España, quiere expandirse internacionalmente y para ello necesita dinero. Como no quiere endeudarse más, decide dar entrada en su capital a nuevos inversores. Modatex contrata al BBBB y otros bancos de inversión para que le ayuden en la salida a bolsa y ofrezcan nuevas acciones a sus clientes. Las acciones de Modatex cotizan en un mercado (bolsa) para que los inversores puedan vendérselas a otros inversores cuando consideren. Los beneficios de Modatex se repartirán entre los accionistas en forma de dividendos.

3º. Algunos clientes del BBBB consideran que los depósitos pagan poco y están dispuestos a asumir más riesgo. Unos deciden invertir directamente acciones de Modatex y otros prefieren un fondo de inversión que invierte acciones de empresas de manera diversificada, incluyendo Modatex o no en función del criterio de un profesional. El valor del fondo aumentará por el cobro de dividendos y subirá o bajará según se aprecien o deprecien las acciones en las que haya invertido.

Por último, para que los ahorradores puedan invertir correctamente es muy importante conocer las funciones e intereses de cada una de las partes involucradas. Éstas son:

Entidades Financieras (BBBB). Se centran en la transición 1 del flujograma. Como si se tratase empresas de transporte cobran un porcentaje (tipo de interés) o un fijo (comisión) del dinero que trasladan desde los ahorradores a las empresas. Cobran a quien necesita dinero y pagan lo mínimo posible a los ahorradores.

Empresas (Modatex). Se centran en las transiciones 2 y 3. Su labor se centra en reunir los recursos para ofrecer bienes y servicios y cobrar el precio de los mismos. Cuanto menos paguen a los proveedores mejor.

Inversores. El objetivo es la transición 4. Deben exigir la entrega de intereses o dividendos como contraprestación al capital entregado. Si no están encima de las entidades financieras obtendrán rendimientos bajos en sus productos. Si no reclaman información y resultados de las empresas recibirán pocos dividendos y granparte de los resultados serán desviados hacia otros fines.

En las sociedades de consumo, el ahorro es un recurso muy escaso y se debe canalizar lo mejor posible hacia la economía real. Un buen ejemplo es China, que en los últimos años ha pasado de ser una economía principalmente exportadora, que generaba mucho ahorro interno, a tener un consumo cada vez más elevado. Su modelo de crecimiento está hoy amenazado por no tener un mercado de capitales desarrollado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, si comentas como usuario anónimo indica un nick o seudonimo para que otros lectores puedan referirse a ti o a tu comentario.